El motor es el corazón de tu coche, y por este motivo debes darle la mayor durabilidad posible en todo momento. Pare encontrar repuestos de calidad a un coste realmente ajustado, te invito a que visites: http://www.desguaceretosantander.com/, porque allí encontrarás los mejores repuestos del mercado.

Sin embargo, debes tener en consideración que existen algunos consejos que te resultarán de gran utilidad a la hora de cuidar el motor de tu coche. Estos los he reunido en este post, con la finalidad de que puedas tener una mayor durabilidad en el mismo.

Consejos para el cuidado del motor

Es importante tener en consideración que existen varios consejos que te permitirán darle una mayor durabilidad a tu motor. Dentro de los principales están:

Cambio de aceite

Es muy importante la lubricación del motor, en especial porque de esta dependerá su buen desempeño y que no se produzca un desgaste excesivo. Es por este motivo que, el cambio de aceite debe hacerse en los momentos indicados por el fabricante del coche.

Revisa el manual de funcionamiento de tu coche para asegurarte de que harás el cambio en el momento ideal. Estos suelen ser entre los 5.000 y los 30.000 kilómetros, motivo por el cual, tendrás que asegurarte de que el cambio de aceite se hace en según las recomendaciones de cada fabricante.

Controla las RPM

El trabajo del motor se mide gracias a las RPM, mientras más altas sean estas más se estará esforzando tu motor. Para evitar un desgaste prematuro, lo mejor será optar por mantener las RPM lo más bajas posibles, para garantizar que se tendrá un buen desempeño.

En todo caso, los expertos en conducción recomiendan que estas se mantengan por debajo de las 2.500. Este es un límite que se debe aplicar en todo momento en tu coche, incluso para hacer el cambio de marcha en el mismo.

Mantén los neumáticos a punto

Los neumáticos son los que permitirán un desplazamiento suave en tu coche, afectando directamente el rendimiento del motor. En todo caso, debes asegurarte de mantener la presión adecuada en los mismos, para evitar que el motor tenga que esforzarse de forma innecesaria.

Se recomienda estar revisando la presión de los neumáticos por lo menos una vez cada 15 días, para asegurarse de que sea óptima. Esto permitirá que no se tenga un trabajo en exceso por parte del motor por unos neumáticos que están desinflados, lo que evitará el desgaste prematuro del mismo.